¿Cómo se protegen los derechos fundamentales?

En el ámbito nacional la protección jurisdiccional de los Derechos Fundamentales y Libertades Públicas tienen una doble vía:

  • En primer lugar, mediante los recursos que prevé el ordenamiento jurídico ante la jurisdicción ordinaria. Esto es así, porque los tribunales ordinarios son los primeros garantes de los derechos y libertades contemplados en el ordenamiento jurídico. 
  • A continuación, mediante el recurso de amparo ante el Tribunal Constitucional, pues la tutela y defensa de esos derechos y libertades por parte del Alto Tribunal es siempre subsidiaria. Hay que tener en cuenta que no todos los derechos reconocidos en la Constitución Española son susceptibles de amparo; tan solo los recogidos en los artículos 14 a 29 y 30.2 de la Constitución. Además, se requiere que la infracción del derecho fundamental haya sido denunciada previamente en el procedimiento y que se hayan agotados todos los medios de impugnación previstos por las normas procesales; es decir, que no exista ningún otro recurso ordinario o extraordinario en vía judicial. En estos casos, junto a la concreta lesión del derecho que se invoca, se deberá justificar adecuadamente la especial trascendencia constitucional del asunto; esto es, que el pronunciamiento del Tribunal resulte ser de importancia para la interpretación de la Constitución; para su aplicación o para su general eficacia, y para determinar el contenido y alcance de los derechos fundamentales invocados. Precisamente el no invocar o justificar adecuadamente la trascendencia constitucional, es la causa de inadmisión a trámite de la mayoría de los recursos que se presentan.

Una vez agotadas las vías nacionales, quedan otras opciones en el ámbito internacional, entre las que merece destacar las siguientes:

  • El Tribunal Europeo de Derechos Humanos, con sede en Estrasburgo, es competente para conocer de demandas basadas en violaciones de derechos civiles y políticos enunciados en el Convenio Europeo de Derechos Humanos y Libertades Fundamentales y sus Protocolos. Resulta especialmente relevante cuando se denuncia la vulneración del derecho fundamental a la tutela judicial efectiva cometida por los tribunales españoles, pues el Convenio, en su artículo 6.1, protege el derecho a un juicio equitativo. Para acudir al TEDH es necesario haber intentado la reparación del derecho fundamental mediante la interposición de un recurso de amparo. Solo de esta manera se entienden agotados todos los recursos internos, siendo éste un requisito sin el cual no se admitirá a trámite la demanda.
  • Ante la Comisión Europea se pueden formular igualmente denuncias por la vulneración de las disposiciones del Derecho de la Unión Europea, de la jurisprudencia de su Tribunal de Justicia, y de la Carta de los Derechos Fundamentales de la Unión.
  • El Comité de Derechos Humanos de Naciones Unidas es el órgano encargado de supervisar la aplicación por los Estados del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, teniendo la facultad de examinar las denuncias individuales relativas a violaciones de derechos humanos. Las denuncias pueden ser presentadas por terceros en representación de otras personas, siempre que hayan recibido su autorización por escrito. En determinados casos, el tercero puede presentar la denuncia sin disponer de ese consentimiento, por ejemplo, cuando una persona está en prisión y carece de contacto con el exterior o cuando es víctima de una desaparición forzada. 

    protección de derechos fundamentales

 

Vea las respuestas del Tribunal Constitucional a las consultas más frecuentes sobre el recurso de amparo

5/5 - (3 votos)
Related Posts